enero | 2014

 

 

 

Cuando era niña paseaba de la mano de mi abuelo por todas las calles de la ciudad, por cada uno de sus recovecos, por sus arrabales, por los barrios, por lugares con aceras y sin ellas, siempre lejos de las calles que habían sido diseñadas para el paseo, lejos de las áreas comerciales, lejos de los andares ociosos, de los pavimentos acariciados por suelas de cuero y tacones finos. Paseábamos por zonas industriales, o por donde la naturaleza silvestre gana la batalla al asfalto, por donde fluye el trajín de las vidas a cuestas, o por donde sólo fluye el abandono.2014 01 1

 

Entre toda esa belleza cotidiana y salvaje, carente de ornamentos, es donde el saber mirar cobra una importancia vital de la que siempre me sentí dueña.

No es un escritor, ni un pensador, es un mirador, la única facultad verdadera y aérea: mira. Nada más.

R.G. de la Serna

Seguir leyendo »

enero | 2014

Cuando era niña paseaba de la mano de mi abuelo por todas las calles de la ciudad, por cada uno de sus recovecos, por sus arrabales, por los barrios, por luga

lamparasdesal

es

https://semillasdeciencia.es/static/images/lamparasdesal-enero-2014-216-0.jpg

2024-01-24

 

2014 01 1
2014 01 1

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://dimetilsulfuro.es/2014/01/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20